Llevo una semana con peluca y así es como me siento

separador

Lectura: 4min y medio

12 de abril de 2019

llevar peluca

¡Hola! ¿Qué tal estás? ¿Te acuerdas de mí? La semana pasada el blog de Natura Hair Systems me dio la oportunidad de contaros mi experiencia personal con mi peluca oncológica. En el post Así es como encontré mi peluca oncológica entré muy en detalle, así que os animo a leerlo si aún no lo habéis hecho.

 Han pasado los primeros días llevando una peluca para quimioterapia y, por eso, vuelvo al blog para contaros qué siento llevando peluca, cómo es mi día a día con peluca, cómo peino mi peluca,  etc.

Nunca pensé que me acostumbraría a llevar peluca oncológica tan rápido. Por eso, quiero hablaros de todas esas sensaciones porque, cuando empecé a buscar peluca, también me hubiera gustado que alguien me hablara de su experiencia personal.

Gracias de nuevo a Natura Hair Systems por dejarme escribir en vuestro blog.

Sin más preámbulos, ¡empezamos!

Los pros de mi experiencia llevando peluca

deporte con peluca

Ha pasado una semana desde que pisé la cabina individual privada que tienen en la sede central (y única fábrica de pelucas en España) de Natura.

Gracias al asesoramiento de Ana (profesional experta en pelucas oncológicas) puedo decir que soy muy feliz llevando peluca oncológica.

Son muchas las cosas buenas que saco de esta experiencia, pero me gustaría destacar los 5 pros de mi primera semana con peluca:

1. He aprendido algunos trucos para moldear y peinar mi peluca oncológica a mi gusto.

¿Sabías que hoy en día existen fibras de última generación que resisten muy bien el calor de secadores y planchas? Yo, que pensaba que lo mejor era una peluca de pelo natural, también me quedé sorprendida. ¡Resulta que la peluca de pelo sintético que me ofrecieron en Natura es mucho más resistente que las pelucas de pelo natural!

2. Lo que más me ha cambiado la vida, y no estoy exagerando, es el hecho de tener dos pelucas para quimio en lugar de una.

Esto lo aprendí claramente del ejemplo de mi madre que también sufrió de cáncer.

Si tengo que lavar mi peluca, siempre tengo la otra preparada. Y eso supone un ahorro de tiempo y una tranquilidad considerables. Saber que siempre tienes a mano tu peluca para lo que pueda pasar.

Además, ya me han advertido que la quimio te deja echa polvo. Lo más cómodo es no tener que preocuparte por acondicionar o peinar tu peluca, si sabes que tienes otra lista para usar.

3. Solo llevo 7 días usando peluca, pero han sido suficientes para darme cuenta de que las pelucas no son incómodas.

Creo que tienen una fama horrible y eso no es justo.

Hoy en día las pelucas para quimioterapia están confeccionadas siguiendo unas técnicas artesanales que las convierten en “mini obras de arte”. Hasta que no ves una, la tocas y te la pruebas no te lo crees.

4. También, dentro de los pros, debo mencionar que nadie se ha dado cuenta de que llevo peluca.

Solo mi círculo más cercano (que conocen que estoy pasando por la enfermedad) es consciente. Pero apenas han notado mucha diferencia con mi anterior imagen.

¿Y el resto de personas? Recuerdo el primer día que caminé con mi peluca por la calle, ¡estaba súper nerviosa! De hecho, iba con la mirada fija en el suelo. Sin embargo, la peluca de pelo sintético que compré es tan realista que nadie se ha dado cuenta de que llevo peluca. A ojos de los demás mi peluca es totalmente indetectable.

Las pelucas de fibras sintéticas de última generación, como la que yo tengo, son tremendamente ligeras y su sensación cuando la llevas puesta es muy similar a la de tu propio pelo.

Independientemente de que las pelucas de pelo natural son todavía mas naturales, las pelucas de pelo sintético son también indetectables (y más si te enseñan cómo colocártela correctamente en un centro especializado como es Natura Hair Systems).

5. Puedo hacer vida normal con mi peluca.

Dudaba que pudiera ser así, pero es cierto. He podido acudir al gimnasio e incluso he montado a caballo el fin de semana (una de mis grandes pasiones).

Es cierto que acabo de empezar con los ciclos de quimio y todavía no estoy tan agotada, pero de momento mi peluca oncológica no ha sido ningún impedimento para seguir haciendo mi vida normal.

Los contras de mi experiencia llevando peluca

turbante oncologico para dormir

Por mencionar algo (ya que todas son cosas buenas), voy a mencionar solo un punto negativo de mi primera semana llevando peluca.

Lo que más me está costando de toda esta experiencia es que no se debe dormir con peluca de pelo sintético, así que he tenido que dormir con la cabeza “desnuda”.

Esto se debe a que las pelucas de pelo sintético, con el movimiento de fricción sobre la almohada mientras uno duerme, se terminan deteriorando.

Por eso, iré a ver de nuevo a Ana para ver con ella distintas alternativas, como por ejemplo los turbantes oncológicos. Para dejar de tener esa sensación de “pérdida de calor” a través de la cabeza y sentirme más cómoda durmiendo.

Espero haberos ayudado a todas después de contaros mi experiencia. Os animo a pedir cita a través del formulario de contacto con los profesionales de Natura o bien directamente por Whatsapp en el teléfono 625 19 33 35.

Porque cuando se trata de pelucas, no es lo mismo que te lo cuenten a que lo compruebes tú misma probándote una. Eso sí, ponte en manos de los mejores profesionales especializados en pelucas y soluciones capilares que sepan guiarte durante todo el proceso.

¡Os aseguro que no os arrepentiréis!

Te puede interesar…

¿Quieres recibir contenido exclusivo de Natura Hair Systems? ¡Suscríbete a nuestra web!