Crecepelos y alimentacion

Crecepelos y alimentación: Desmontando mitos y mostrando realidades

Tener el pelo perfecto es una gran obsesión para mujeres y hombres de todo el mundo. Hace ya tiempo que las personas que han sufrido una enfermedad o los hombres de mediana edad son los únicos clientes de las técnicas de estética. Existen alimentos que funcionan como crecepelos y permiten luchar contra la caída del pelo.

Alimentos crecepelos: dime qué comes y te diré cómo es tu pelo

En general, los alimentos de tonalidad verdosa (lechuga, espinacas, brócoli…) podrían considerarse alimentos crecepelos. Permiten cuidar el pelo gracias a las vitaminas A y C, que fomentan la segregación de sustancias sebosas. Es decir, que no solo sirven de crecepelo, sino que también valen como mascarillas.

Por otro lado, las legumbres también mejoran el crecimiento del pelo. La razón es que las lentejas, los garbanzos, los frijoles o las habas crecen en vainas, que contienen altas cantidades de proteínas, hierro, zinc o biotina. Son sustancias crecepelos naturales.

La zanahoria no solo ayuda a conservar, durante más tiempo, el bronceado. El betacaroteno o las vitaminas E y C son antioxidantes naturales, que permiten que, una vez este alimento es transformado por el hígado en vitamina A, ayude a producir los aceites que mantienen unido el cuero cabelludo.

Los cítricos con alto contenido en vitamina C también promueven el aumento de pelo gracias a que producen colágeno. Esta sustancia, tan preciada en las cremas antiarrugas, es muy importante para fortalecer el pelo.

Pescados como el salmón, la sardina o el atún (es decir, aquellos con ácidos grasos Omega-3) protegen los folículos pilosos del pelo actuando como unos crecepelos naturales. Del mismo modo que la vitamina B12, que se encuentra en el huevo, permite que el brillo y la textura sean excelentes.

Todos estos alimentos fomentan el crecimiento o la fuerza del pelo, pero por sí solos no conseguirán que recuperes todo tu pelo. Confía en los expertos y no en cualquier crecepelos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario