Tratamientos Cáncer de Pulmón

Cáncer de pulmón: diagnóstico, estadios y tratamientos

Ya hablamos en el anterior artículo de los factores y síntomas del cáncer de pulmón. A continuación hablaremos de cómo se diagnostica el cáncer de pulmón, sus estadios o fases, ye trata según cada estadio.

Diagnóstico

El diagnóstico realmente eficaz para determinar un cáncer de pulmón es realizar una biopsia. Consiste en la extracción de un trozo del tejido del cuerpo para su estudio. Puede ser de diferentes formas:

1. Citología del esputo: estudio del moco generado por la tos.

2. Broncoscopia: consiste en introducir un tubo con luz a través de la tráquea para que el médico pueda ver el interior de los pulmones, y con él extraer pequeñas muestras de tejido y líquido pulmonar para su estudio.

3. Punción trastorácica: consiste en introducir una aguja a través del tórax hasta el pulmón para aspirar una pequeña muestra de tejido pulmonar.

4. Toracentesis: se inserta una aguja a través del tórax como en la punción trastorácica, pero para recoger líquido que se acumula entre el pulmón y la pared torácica.

5. Toracoscopia: a través de una pequeña incisión en la parte intercostal se introduce el toracoscopio con una cámara para ver si hay posibles nódulos metastásicos en el interior de la pleura.

6. Toracotomía: es el estudio directo del pulmón por parte del cirujano, que realizará una incisión en el tórax para realizar la biopsia. Es el procedimiento más habitual, y se realiza como es lógico, a diferencia de las anteriores metodologías, con anestesia general.

7. Mediastinoscopia: también realizado con anestesia general, el cirujano realiza una incisión en el esternón para extraer una muestra de los ganglios linfáticos.

El médico puede sugerir además otras pruebas que puedan ubicar el cáncer de pulmón o determinar el estadio en el que se encuentra, como el diagnóstico clínico o el radiológico.

El diagnóstico clínico son pruebas de diagnosis tan solo de aproximación, que se realizan a través de una exploración física, una analítica general y una radiografía de tórax.

Los diagnósticos radiológicos también tienen gran importancia. Nunca realizarán una diagnosis definitiva del cáncer de pulmón como ocurre con la biopsia, pero pueden ubicar la situación del tumor y determinar a qué localizaciones se ha diseminado.

Estadios

Determinar el estadio en el que se encuentra el cáncer de pulmón es fundamental a la hora de decidir qué tratamiento es el más adecuado para tratarlo.

Para determinarlo se tienen en cuenta factores como la ubicación del cáncer de pulmón, dónde se ha diseminado, y si está afectando a las funciones de otros órganos.

Los estadios del cáncer de pulmón se diferencian según si es un cáncer de células no pequeñas, o un cáncer de células pequeñas.

Determinación del estadio para el cáncer de pulmón de células no pequeñas

Los estadios para el cáncer de pulmón de células no pequeñas se dividen en cuatro, determinando cada fase en función de la dificultad de extracción por parte del cirujano.

Estadios I y II: el cáncer de pulmón en los estadios I y II permite su extirpación en su totalidad gracias a su tamaño y localización.
Estadio III: en este estadio el cáncer de pulmón es difícil e incluso a veces imposible de extirpar, ya que existe diseminación, y la extirpación debe realizarse por partes.
Estadio IV: es el estadio en el que el cáncer de pulmón de células no pequeñas se ha diseminado a diferentes lóbulos del pulmón o a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo.

Determinación del estadio para el cáncer de pulmón de células pequeñas

En este tipo de cáncer de pulmón se suele optar directamente por la quimioterapia, ya que una vez se detectan, las células cancerígenas se han diseminado fuera del pulmón y es imposible realizar cirugía.

En el cáncer de pulmón de células pequeñas se dan el estadio limitado o el estadio extendido. Determinarlos será determinante para decidir si el tratamiento se realiza únicamente con quimioterapia, o también con radioterapia.

Estadio limitado: el cáncer de pulmón se localiza en un lado del tórax y sólo afecta a una sola región del pulmón, por lo que puede tratarse con radioterapia.
Estadio extendido: en este estadio el cáncer de pulmón se ha diseminado a otras regiones del tórax o fuera de él y necesitan tratamiento de quimioterapia.

Tratamientos

El tratamiento del cáncer de pulmón depende de su tamaño y localización, si se ha diseminado a otras partes del cuerpo, y del estado de salud del paciente.

El cáncer de pulmón se puede tratar básicamente de tres maneras: cirugía, radioterapia o quimioterapia.

1.Cirugía: consiste en la extirpación total del tumor pulmonar y los ganglios linfáticos cercanos en el tórax.
2.Radioterapia: consisten en dosis de radiación graduada por un oncólogo radioterapeuta dirigida directamente a destruir las células cancerosas.
3.Quimioterapia: consiste en la aplicación de una serie de fármacos, que atacan directamente al ADN o núcleo de la célula tumoral, evitando que crezcan y se expandan.

Estos fármacos actúan en las células mientras se dividen, ya que es en ese momento cuando más débiles son y más fáciles son de eliminar.

El problema que tiene es que también ataca a otras células sanas que también se multiplican a gran velocidad, como pueden ser las del tubo digestivo, los folículos pilosos o de la médula ósea. Todo ello desencadena los efectos secundarios como las nauseas y vómitos, caída del pelo, pérdida del apetito, cansancio y propensión a infecciones.

Todos estos efectos secundarios desaparecen una vez terminado el tratamiento, y en la mayoría de los casos sin dejar secuelas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario